Iniciativa Cardenalito
19.Oct.2016

Salvando a los cardenalitos.

Para el cardenalito, los humanos hemos sido el problema, sin embargo, también somos la solución.

Con su vistoso e inconfundible plumaje rojo y negro, el cardenalito (Sporagra cucullata) alguna vez pobló el cielo venezolano. Hoy en día, esta pequeña ave es probablemente las más amenazada de Venezuela. Hace aproximadamente 60 años, nuestro país contaba con millones de cardenalitos, ahora solo existen, con suerte, unos 3mil. De hecho, actualmente podemos encontrar más cardenalitos dibujados en nuestros billetes de 100 bolívares que volando libres en nuestros bosques.

Las actividades humanas son las que han llevado a que el cardenalito se encuentre en peligro, y las principales amenazas son: su captura, para satisfacer la demanda de tráfico ilegal, y la destrucción de su hábitat. Esta especie ha sido perseguida durante muchas décadas por diversas razones. A principios del siglo XX era común usarlos como adornos para sombreros de señoras de sociedad. Sin embargo, lo que llevó a la merma de sus poblaciones de forma más vehemente, ha sido su captura para ser cruzados con canarios amarillos y así obtener canario de color rojo, muy apreciados por los aviculturitas del mundo entero.

La Lista Roja de Fauna de Venezuela han clasificado al cardenalito como en Peligro Crítico (CR). El cardenalito es casi endémico de Venezuela, lo que quiere decir que la mayor parte de sus poblaciones se encuentran en el país; sólo existe una pequeña población adicional conocida en Guyana. Por esta razón, es nuestra responsabilidad como venezolanos trabajar por la conservación de esta icónica especie.

Dada esta situación, Provita y el Smithsonian Institution junto a distintas organizaciones nacionales e internacionales, buscan entender, proteger y restaurar poblaciones sustentables de cardenalitos a través de su área de distribución por medio de las acciones de Investigación, cría en cautiverio, educación, protección de hábitats y lucha contra el tráfico ilegal; todas estas acciones bajo la figura organizativa de "Iniciativa Cardenalito".

Aunque la situación del cardenalito es muy grave también es completamente reversible. Todos podemos contribuir a salvar al cardenalito a través de estas sencillas acciones:

  1. Escoge siempre mascotas domésticas y nunca animales de fauna silvestre.

  2. Comparte con otras personas lo que ahora sabes sobre el Cardenalito.

  3. Haz un aporte, tu tiempo o dinero tendrán un impacto.

Si todos somos parte de esta idea tendremos #CardenalitoPaRato.

Para conocer más sobre este proyecto visita www.cardenalito.org.ve