Planeta en la encrucijada
02.Sep.2016

En este momento nos encontramos ante un cruce de caminos, ante una situación compleja donde muchos no saben qué conducta seguir, si hacerse la vista gorda ante la situación en la que se encuentra el Planeta Tierra o empezar a tomar cartas en el asunto. Este es el tema del Congreso Mundial de la UICN 2016: Planeta en la encrucijada.

Después del Acuerdo de París sobre el Clima y la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Congreso de 2016 que tendrá lugar en Hawái del 1 al 10 de septiembre, será la más amplia e importante reunión de políticas ambientales.

El Congreso Mundial de la UICN se realiza cada cuatro años. El Congreso busca mejorar cómo manejamos nuestro medio ambiente para el desarrollo social y económico, es el sitio ideal para discutir y crear una buena gobernanza ambiental de una manera integral, ya que se involucra a todos los sectores de la sociedad: desde Jefes de Estado hasta asociaciones civiles sin fines de lucro, como es el caso de Provita.

El Congreso se divide en dos partes: el Foro, una plataforma pública de debate que a través de distintos eventos (diálogos, talleres, cafés del conocimiento, entre otros) reúne a gente de todo el mundo en busca de soluciones innovadoras a los retos de conservación y sostenibilidad. La segunda parte, es la sesión de votaciones para los Miembros de la UICN, llamada la Asamblea de Miembros.

Nosotros, participaremos activamente en ambas partes del congreso. En el Foro, abarcando primordialmente temas sobre la Lista Roja de Ecosistemas, en el cual somos líderes a nivel mundial y en la segunda parte, nuestro presidente Jon Paul Rodríguez será candidato para la Presidencia de la Comisión para la Supervivencia de las Especies (CSE).

Para dar el ejemplo, la UICN elaboró una serie de estrategias para que el Congreso Mundial tuviese el menor impacto posible sobre Hawái y el resto del planeta. Desde Hoteles Verdes y Soluciones Creativas para el Desperdicio de Comida, la UICN creó distintas destrezas para minimizar el desperdicio, el consumo de recursos y energía, las emisiones de CO2 y los impactos negativos sobre la biodiversidad.

Es necesario que cada sector de la sociedad, en todos los rincones del Planeta, reconozca que toda forma de vida tiene valor, independientemente de su utilidad para los seres humanos. Así, la humanidad como la comunidad más amplia de seres vivos puedan seguir prosperando sobre la Tierra. ¡Esta es la invitación que el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN 2016 extiende al mundo!